Barry Seal Solo en América

Actualmente y desde hace algunos años, en México, Estados Unidos y algunos países sudamericanos se habla, como uno de los temas principales, de las drogas, el narcotráfico generado por ellas y la ilegalidad que esto representa.

Pero todo esto tuvo un punto de inflexión, al menos en cuanto a lo mediático, cuando un estadounidense de nombre Adler Berriman Seal alias “Barry Seal”, inició su negocio de contrabando de sustancias prohibidas al territorio de las barras y las estrellas, provenientes de Colombia, y producidas por el Cártel de Medellín liderado por Plablo Escobar, mientras trabajaba con la Agencia Central de Inteligencia (CIA), y más tarde con la Administración para el Control de Drogas (DEA).

Esta es la historia contada en “Barry Seal, Sólo en América”, donde veremos las aventuras del piloto, el más joven de aquella nación en volar sólo con 15 años, de la mano de Tom Cruise, protagonista de la cinta.

El carisma de este actor neoyorquino hace que conectes con el personaje prácticamente de inmediato. El toque latino impregnado por Tom cuando habla español, es agradeble y creíble para el desarrollo. El papel no exige mayor complejidad o esfuerzo extra, sólo apegarse a los diálogos.

La parte del libreto es resuelta con humor y ritmo. Poco a poco entenderemos los movimientos de Barry y lo que implica el asunto de las drogas y el gobierno de Estados Unidos, además de informarnos sobre un suceso importante en el mundo real.

Justo por esto las escenas de acción a las que nos tiene acostumbradas Tom, pese a ser pocas, no hacen falta más, por el dinamismo e incluso paradojas plantadas en la historia, apoco a ustedes no les gustaría que el dinero les sobrara y no supieran ni donde guardarlo.

La dirección de Doug Liman, el mismo que hizo esta labor en “Mr. & Mrs. Smith” y“The Bourne Identity”, es sustancial; la manera de disponer los acontecimientos es clara, permite que las casi dos horas de duración sean fluidas, entretenidas y consistentes.

En general es una producción agradable e informativa, quienes no sepan del tema, será un buen comienzo para entender la problemática. Tom Cruise hace de las suyas con su personalidad y la historia tiene chispa y claridad. Recomendable para entretenerse un par de horas en la sala del cine.

Por. OCTAVIO ALFARO

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *