La edad no es el límite: Un golpe con estilo

Un golpe con estilo

Tres amigos viven una vejez tranquila y modesta, que cuando creen que su rutina no va a cambiar el destino se encarga de ponerlos a prueba. Willie (Morgan Freeman), Joe (Michael Caine) y Al (Alan Arkin) son tres ex empleados que sufren la pérdida de su pensión cuando su ex empresa decide trasladarse a otro país.

Ante la rabia y decepción por la situación, Joe decide que la única manera de poder seguir con su vida es robando un banco, su propio banco, en el cual el presenció un asalto días antes de enterarse que su falta de fondos se debía a la congelación de su pensión.

Tras una batalla incansable por convencer a sus amigos de unirse a esta descabellada e intensa idea, los tres demuestran como el coraje por no perder lo que más quieren los hará cometer la locura más grande de su vida.

Cada parte de la planeación del robo deja entrever las limitantes y bondades de esa edad, tanto como por la capacidad física, como por capacidad de demostrar el buen corazón que en todos ellos late con coraje y fortaleza.

Llena de un humor y situaciones tan hiperrealistas y satíricas, Zach Braff logra llevar el remake de 1979 Going in Style de Martin Brest a un punto de actualidad y tradición que genera una gran empatía por la situación.

La historia logra plasmar la cruda realidad a la que se llega a la edad adulta, cuando las condiciones de vida se vuelven tan poco relevantes para el resto de las personas; sin embargo, es una película que entretiene pero no propone nada distinto a las comedias hollywoodenses sobre la vejez que ya hemos escuchado durante años.

La actuación de Morgan Freeman, Michael Cane y Alan Arkin son las mismas a las que ya estamos acostumbrados, papeles de abuelos amorosos, gruñones, que la simplicidad de su vida de clase media les da para ser felices y conformes con lo que hoy tienen en sus manos.

Al final, el único aprendizaje que nos deja esta película es que la edad nunca es una limitante y las locuras no son tan grandes cuando de sobrevivir en un mundo de desigualdades se tratan.

Recomendación: es una película palomera para verla en la familia y reírse un poco. Sé lo que les digo, se acordarán de mi en la escena del supermercado.

Calificación: 3/5

Maus.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *