LIGA DE LA JUSTICIA

Finalmente llegó el momento de ver reunido, por primera vez en la pantalla grande, al equipo de superhéroes surgido en 1960, la Justice League, esta vez conformada por Batman (Ben Affleck), Superman (Henry Cavill), Wonder Woman (Gal Gadot), Flash (Ezra Miller), Aquaman (Jason Momoa) y Cyborg (Ray Fisher) -incluido al equipo recientemente en los cómics-. Pero DC Comics y Warner Bros. han tenido distintas producciones cinematográficas que han terminado decepcionando a sus seguidores, basta con recordar el caso de Suicide Squad entre muchos otros. Es por esta principal razón que todo el mundo espera con ansia e incertidumbre el primer encuentro de los superhéroes más poderosos.

¿Habrán conseguido un resultado positivo?

Un problema del libreto fue la obligación de presentar a quienes no habían visto formalmente la luz en este mundo cinematográfico de DC Comics: Aquaman, Flash y Cyborg. Esto lleva a un inicio lento y claramente forzado. Al tener en mente Justice League inmediatamente se recurre a grandes combates de manera casi inmediata, pero Warner Bros. no contaba con películas individuales de estos superhéroes en la antesala y de manera apresurada tuvo que dar un contexto general en una cinta donde el panorama tuvo que estar claro desde el inicio.
Pero una vez terminada dicha presentación, la historia comienza a tomar el rumbo esperado por todos: ver al grupo completo combatir hombro a hombro contra la potencial amenaza que representa el súper villano Steppenwolf, quien es acompañado de un ejército de Parademonios para conquistar el planeta Tierra.
Es justo aquí donde el guion escrito por Chris Terrio (Argo) y el nominado al Óscar, Joss Whedon (Toy Story) toma su valor, deja claro que a pesar de tener la fuerza de Wonder Woman, la habilidad del “Rey de los siete mares” o la mente estratega de Batman individualmente son obsoletos, la unificación se vuelve tan primordial que incluso volver de la muerte nunca fue una mala idea.
Y un aspecto importante para este tipo de cintas es sin duda su departamento de efectos especiales, y esta producción tiene uno sobresaliente. Desde los primeros minutos harán muestra de ello, los personajes principales tendrán movimientos jamás antes vistos en la pantalla grande. Los efectos empleados para representar la conocida speed force de Flash, son brillantes al remarcar detalles insignificantes como la luz, comportamiento y sonido de los rayos emitidos por esta habilidad, y claro, sin dejar de mencionar esa otra manera de ver el tiempo una vez que Barry Allen decide vestir su traje.
El tener tantos personajes relevantes y un reparto igual de famoso su director, Zack Snyder, supo dar equilibrio entre ellos y sus respectivas personalidades no se encimaron. Pero el sentido relajado y cómico con el que fue construido el también conocido “hombre relámpago” destaca en distintos momentos, el trabajo de Ezra Miller se vuelve el alma de la película.
Justice League termina por ser una cinta que mantiene un nivel positivo al tomar en cuenta que la última producción del duo Warner–DC fue Wonder Woman, la cual tuvo tal recibimiento que pasó los 800 millones de dólares. La historia lleva a sus protagonistas a un límite tal que los obliga a formar dicho grupo ya que la extinción de la vida se puede volver realidad con su villano, siendo éste no el más fuerte. La esencia principal de una situación apocalíptica salvada por estos superhéroes es conseguida y el espectador saldrá con buen sabor de boca tras haber visto a la verdadera Justice League.

Ten en cuenta que existen dos escenas post créditos, la segunda es realmente al final de los mismos, basta con tener paciencia ya que dará pie a muchas interpretaciones y futuras producciones.

Por Uriel Linares