TU NOMBRE (Your name)


En Japón existe una antigua leyenda que dice que las personas que están destinadas a estar juntas se encuentran conectadas por un hilo rojo atado en los dedos meñiques de sus manos; este hilo nunca desaparece sin importar el tiempo ni la distancia, y que es capaz de estirarse hasta el infinito sin romperse. Esto surgió cuando se descubrió que la arteria ulnar conecta el corazón con el dedo meñique. La película “Kimi no Na wa” (Tu nombre) escrita y dirigida por Makoto Shinkai retrata esa creencia demostrando que no existen barreras cuando se trata de amor.

Mitsuha Miyamizu es una joven adolescente que vive en el pequeño pueblo de Itomori (Japón) junto con su hermana Yotsuha y su abuela Hitoha; aparentemente lleva una vida normal, excepto por el hecho de que durante las noches tiene sueños muy raros que no logra recordar y sólo le queda el extraño presentimiento de buscar algo o a alguien en particular. Lo mismo le ocurre a un joven llamado Taki Tachibana, quien vive en la ciudad de Japón junto con su padre, asiste al instituto y trabaja en un restaurante; él también se despierta con la misma sensación que Mitsuha. A pesar de pasar por una experiencia similar, los dos muchachos son completamente ajenos el uno del otro.

Una mañana, ambos descubren que han despertado en el cuerpo de otra persona que no conocen (Taki en el de Mitsuha, y viceversa), al principio lo ven como si fuera un sueño, pero descubren que no lo es y que esto les ocurre constantemente (tres o cuatro veces a la semana), siempre en el mismo cuerpo. Para evitarse conflictos deciden dejarse notas para que cuando regresen a sus respectivas realidades sepan qué ocurrió durante esos días. Al poco tiempo se van encariñando con esa persona hasta enamorarse del otro. Por desgracia, ocurre una tragedia que los obliga a desconectarse causando que Taki la vaya olvidando poco a poco; por lo que se dispone a buscarla sin importar cuánto tiempo le tome.

Cabe mencionar que esta obra es la onceaba filmación de Shinkai, entre las que destacan “Kanojo to kanojo no neko” (Ella y su Gato) de 1999, “Byōsoku Go Senchimētoru” (5 Centímetros por Segundo) de 2007, y “Kotonoha no Niwa” (El Jardín de las Palabras) de 2013. También, es importante señalar que durante la trama se observan diversas costumbres de esa región, tales como la elaboración a mano del kumihimo (un estilo de trenzado), el kuchikamizake (el sake más antiguo del mundo creado especialmente para los dioses), danzas ceremoniales, entre otras.

Sin duda es una cinta bastante emotiva, tierna, con algunas escenas muy divertidas y con grandes giros argumentativos, causando que el espectador se sorprenda con el ingenio de Shinkai. Si eres un gran admirador del anime y particularmente de este director, estoy seguro de que esta película es ideal para ti.

Ahora, ¿cómo estar seguro de que se ha encontrado a la persona indicada?; ¿uno lo sabe al instante o es algo que se va construyendo?; ¿se espera que dure para siempre o sólo se disfruta del momento en lo que llega algo mejor? Esas son preguntas que cada uno debe contestarse a sí mismo. Es como una vez dijo el director de cine Alejandro Jodorowsky: “El cerebro hace preguntas, el corazón da respuestas.”

Por: Raúl Almaguer Avila.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *