Reinterpretando un clásico: Ben-Hur

Ben-Hur

Judas Ben-Hur (Jack Huston) recibe a su hermano adoptivo Messala Severus (Toby Kebell) tras varios años de distanciamiento. Judas es un próspero príncipe hebreo mientras que Messala ha pasado años combatiendo en las fronteras del Imperio Romano, convirtiéndose en un oficial de alto rango. El encuentro, aunque tenso al inicio, se suaviza conforme los recuerdos de la infancia fluyen. Esther (Nazanin Boniadi) esposa de Judas y Naomi (Ayelet Zurer) su hermana, mantienen a ambos en calma, ante el carácter terco de ambos.

Sin embargo, Messala no vacaciona en Judea; está en misión para apaciguar la provincia romana, ante la llegada del gobernador Poncio Pilatos (Pilou Azbaek). Aprovechando los contactos de Judas, espera detener la revuelta de los señores y traer paz a esta provincia. Una serie de eventos desafortunados enfrentará a los dos hermanos; el destierro de Judas y la desaparición de su hermana y su madre Tirza (Sofia Black-D'Elia) sólo podrán superarse por el apoyo de Ilderim (Morgan Freeman) y la fe de Esther en el predicador de Galilea (Rodrigo Santoro).

Esta reinterpretación del clásico de 1959 trae la polémica sobre cómo traer a la pantalla grande historias ya filmadas, conservando la esencia del firme original, dándole un sello de esta época.

En este caso, encontramos dos argumentos sobre cómo cambia esta versión y qué se obtienen al final.

En primer lugar, el guión y el ritmo de la cinta han cambiado radicalmente para entregar una película menos profunda y más ágil. Aquí los personajes son claramente definidos: Judas obstinado, Esther piadosa, Messala soberbio, Ilderim ambicioso. Sin embargo, la historia de pronto se hace demasiado simple: no hay diálogos densos -lo cual se agradece- aunque tampoco se nota la gran revelación de la primera cinta, ni la transformación de Judas.

El segundo elemento es la producción, particularmente los efectos especiales. Aquí hay por supuesto hay un cambio radical con la primera versión. En 1959 esta cinta marcó un estándar para las cintas épicas: costosos escenarios, cientos de actores en escena, animales y demasiados elementos fastuosos para hacerla creíble. Hoy, tenemos una pieza clásica donde un puñado de actores y pantallas verdes nos evocan la grandeza del Imperio Romano.

Sin duda, en esta cinta lograron una versión propia, que trató de alejarse de la superproducción de 1959, aunque el resultado es un clásico ejemplo de efectos especiales que se comen la historia y las actuaciones.

Una forma de tratar de resolverlo fue la aparición de Jesús. En la versión anterior, apenas y sale unas cuantas veces a cuadro, mientras que en esta versión, hay secuencias completas de la pasión y muerte de Cristo. El problema es que parece no haber conexión entre una cosa y otra, salvo que Esther es fiel seguidora de Jesús y tangencialmente empapa a Judas con eso.

En conclusión, la cinta pudo ser más ambiciosa al adaptar el guión para darnos un Ben Hur memorable y personajes más reales; no sólo caricaturas de obstinación, soberbia y piedad.

Aunque tratan de mejorar el tono de la cinta incrementando el papel de Jesús en la historia, el resultado no es el mejor. Lo mejor sin duda son los efectos especiales.

Esperamos sus comentarios.

Beto Quiroz / @betoqa

Tráiler en la página

Ficha Técnica:

Título Original: Ben-Hur

Año: 2016

País: E.U.

Estreno: 19 de Agosto de 2016

Distribuidora: Paramount Pictures

Género: Drama / Acción

Duración: 124 min

Calificación: 3/5

Director: Timur Bekmambetov

Reparto:

  • Jack Huston (Judas Ben-Hur)
  • Toby Kebell (Messala Severus)
  • Nazanin Boniadi (Esther)
  • Ayelet Zurer (Naomi)
  • Pilou Azbaek (Poncio Pilatos)
  • Sofia Black-D'Elia (Tirza)
  • Morgan Freeman (Ilderim)
  • Rodrigo Santoro (Jesús)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *