SI NO DESPIERTO

Desafortunadamente, nadie sabe en qué momento ni las circunstancias precisas en las que
la muerte se va a presentar ante cada uno de nosotros para reclamarnos, es un proceso
inevitable y algo que irremediable debemos afrontar. Pero, ¿qué pasaría si tuvieras la
oportunidad de alterar las cosas para cambiar tu destino y el de las personas que te rodean?,
¿harías algo significativo por los demás o únicamente para tu propio beneficio? Esas son
algunas de las preguntas que se ven reflejadas en la película “Before I Fall” (Si no
despierto), un drama dirigido por Ry Russo-Young que está basada en la novela homónima
de Lauren Oliver.


La mañana del 12 de febrero inicia como un día cualquiera para Samantha Kingston (Zoey
Deutch), quien despierta, se prepara para ir a clases y sale de su casa para encontrarse con
su amiga Lindsay Edg (Halston Sage) e ir juntas a recoger a Elody (Madalion Rahimi) y
Ally (Cynthy Wu) para ir a la escuela. Todas ellas están muy emocionadas por saber
cuántas rosas van a recibir en el colegio por el Día de San Valentín; ya que, entre más
flores reciba una estudiante, más popular es.
Ya en la noche, se dirigen a una fiesta en casa de Kent McFuller (Logan Miller); pero, la
velada se arruina debido a una pelea entre ellas y Juliet Sykes (Elena Kampouris), por lo
que deciden marcharse del lugar sin imaginar que están por ser víctimas de un accidente
automovilístico, causando que las cuatro chicas mueran al instante. El problema es que,
después de eso, Sam se despierta nuevamente en su habitación y revive el mismo día una y
otra vez sin saber por qué o cómo corregirlo, quedando atrapada en una especie de vórtice
temporal en el que regresa siempre al mismo día.


Esta cinta es muy interesante de analizar, ya que muestra la desesperación por la que
atraviesa la protagonista al darse cuenta de que es la única que sabe lo que está pasando y
es incapaz de comentárselo a alguien, incluyendo a su propia madre (Jennifer Beals).
También, es importante señalar las diversas referencias cinematográficas con las que
cuenta, tales como “Carrie” (Carrie) dirigida por Brian De Palma en 1976, “The Craft”
(Jóvenes brujas) creada por Andrew Fleming en 1996, “The Butterfly Effect” (El efecto
mariposa) de Eric Bress en 2004, y Mean Girls (Chicas pesadas) de Mark Waters en 2004.
Debo confesar que no he leído la obra de Lauren Oliver, por lo que desconozco si la
adaptación que se hizo para esta película es correcta o no; seguramente, aquellos que ya lo
leyeron y son grandes admiradores del libro encontrarán diferentes errores en la trama o en
las características de los personajes. No lo sé, eso va a depender de cada uno.
Lo que sí puedo asegurar son las invaluables lecciones que brinda este filme: cada uno tiene
un propósito en esta vida; que es necesario aprovechar el tiempo que tenemos y; que lo
verdaderamente importa son los momentos que compartimos con los demás. Es como dice
Fareed Bhansali (personaje creado por Anne Rice en “The prince Lestat”): “Toda vida
desea algo. Toda vida se mueve hacia un fin…”.
¿Ya sabes cuál es tu propósito?

Por Raúl Almaguer Avila

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *