Tully: una parte de mí

Marlo (Charlize Theron) en constante mortificación y estrés usual en una madre, está a término por su maravilloso pero complicado tercer embarazo, su hermano Craig (Mark Duplass), de regalo por el próximo nacimiento decide contratarle a una niñera nocturna si, aquella que se encarga de cuidar a la bebe por las noches, esta idea descabellada para Marlo queda descartada hasta que semanas después del nacimiento de Mia su vida comienza a colapsarse por el cansancio extremo, el hartazgo y la falta de ganas de querer cuidar a sus hijos la hace cambiar de opinión. Asi llega la enérgica, entusiasta y amorosa Tully (Mackenzie Davis) quien desde la primera noche demuestra lo útil que puede ser una niñera nocturna. Todo en Marlo comienza a cambiar para bien, recupera el amor a su familia, el amor de su esposo y el más importante el amor propio.

Los  trabajos cinematográficos al tocar el tema de ser madre casi no suelen mostrar lo complicado y cansado que llega a ser esta decisión, en Tully una parte de mí el trabajo del director Jason Reitman en conjunto de la guionista Diablo Cody (Juno)  explora la parte difícil y demandante de ser mamá, claro quien lo ha vivido puede que esté de acuerdo en que no se habla tanto de ese aspecto y no de esta manera. Charlize Theron nos regala una excelente interpretación al grado que nos contagia su sentir, su alegría, sarcasmo y hasta su total agotamiento.

Otros aspectos es la estable trama que de forma ambivalente nos mantiene atentos a cada escena, con toques de humor y honestidad.

La trayectoria del duo Reitman-Cody (Juno, Adultos Jovenes, Tully)   va retratando las etapas de vida de una forma única, donde las historias no son maquilladas con todo lo bello al contrario son agridulces como la vida misma.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *